Kvet
Cápsulas Tibet CARDIO

Cápsulas Tibet CARDIO | 80 cps

Precio sin IVA
24,34 €
Precio con IVA
27,99 € con IVA
Disponibilidad  En stock
Cantidad
Ud+-
TibetOriginal

Un producto natural de la medicina del Himalaya para favorecer el buen funcionamiento del corazón.  Con alto contenido en Omega 7.

- suplemento dietético - 

El espino amarillo tiene muchos beneficios para el cuerpo humano, siendo uno de los más importantes, su efecto positivo en la salud del corazón. No sólo contribuye al buen funcionamiento del músculo cardíaco, sino también al normal funcionamiento de todo el sistema cardiovascular. 

Para obtener los máximos beneficios posibles del espino amarillo, es necesario utilizar una variedad de alta calidad de la que se extraen los nutrientes más valiosos para la salud del corazón.

Por eso, para la producción de Tibet Cardio utilizamos exclusivamente el espino amarillo tibetano que crece sólo en la meseta tibetana, que tiene una concentración de nutrientes significativamente mayor a la del espino amarillo común de Europa. El ingrediente patentado CardiOmegia, que es extremadamente rico en ácidos grasos Omega 7, se obtiene de esta extraordinaria variedad alpina de espino amarillo mediante una extracción exigente.

Un producto natural de las zonas de alta montaña del Himalaya que puede disfrutar toda la familia, incluso los niños a partir de 3 años o los vegetarianos. Las cápsulas están elaboradas exclusivamente con sustancias vegetales.

Ingredientes de 1 cápsula: extracto bio optimizado de espino amarillo tibetano (Hippophae tibetana) 270 mg, cápsula vegetal (HPMC), aditivo - estearato de magnesio vegetal (6 mg)

Dosis recomendada: 3 cápsulas 2 veces al día

Advertencia: No apto para niños menores de 3 años. Consulte con su médico su uso durante el embarazo y la lactancia. Los suplementos dietéticos no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada. ¡No exceda la dosis diaria recomendada!
Almacenar en un lugar seco, alejado de la luz solar directa, a una temperatura de 10-25 °C.
Mantenga fuera del alcance de los niños.

Peso neto: 30 g 

 

Los indígenas del Tíbet cuidaban su corazón a muchos niveles, y por ello en el Himalaya, a diferencia de muchas civilizaciones occidentales, las enfermedades cardiovasculares no son la causa más común de muerte. Durante siglos, se les ha enseñado a ir más despacio, a no estresarse con la rutina diaria y a comer de forma saludable. El espino amarillo tibetano, que crece abundantemente en estas zonas y forma parte de la dieta local, también favorece el buen funcionamiento del corazón y de todo el sistema cardiovascular. En la civilización occidental contemporánea, el riesgo de enfermedades cardiovasculares se asocia a la presencia del llamado síndrome metabólico.

El síndrome metabólico (SM) es un término técnico que engloba una serie de factores de riesgo o enfermedades que a menudo se presentan conjuntamente y conducen a complicaciones de salud prematuras. También se conoce como síndrome X, síndrome de Reaven o síndrome de resistencia a la insulina. La SM acaba provocando la aparición de diabetes de tipo 2 y problemas circulatorios (aterosclerosis, infarto de miocardio o ictus).

Los síntomas del síndrome metabólico incluyen:
Obesidad abdominal
Presión sanguínea alta
Altos niveles de triacilglicerol
Niveles bajos de Colesterol HDL
Diabetes mellitus de tipo 2

La obesidad es uno de los factores fundamentales en el desarrollo de la SM. En la práctica, lo importante no es la proporción total de tejido adiposo, sino su distribución. Hablamos de obesidad abdominal - acumulación de grasa en la zona del abdomen. Se considera de riesgo un contorno de cintura superior a 80 cm/mujeres y a 94 cm/hombres. Alto riesgo de complicaciones metabólicas significa 88 cm/mujeres y 102 cm/hombres.

Una presión arterial superior a 140/90 mmHg durante un largo periodo de tiempo es también un factor de riesgo. El tratamiento ya establecido para la hipertensión también se considera factor de riesgo.

Triacilgliceroles/Triglicéridos (TAG) - estos componentes esenciales de las grasas animales y de los aceites vegetales no deben exceder de 1,7 mmol/l en el organismo. También es cierto que, cuanto más joven, menor debe ser el nivel de triacilgliceroles.

 

 

Los médicos suelen interesarse por los niveles de triglicéridos (TAG) en el contexto de la aterosclerosis, el endurecimiento de las arterias. Los TAG elevados, junto con el colesterol alto, son uno de los factores de riesgo que desencadenan el depósito de partículas grasas en las paredes de las arterias. Las paredes se engrosan, pierden elasticidad y acaban por estrecharse, lo que provoca un peor flujo sanguíneo. A veces incluso puede cerrarse por completo y provocar un episodio cardiovascular. A medida que la aterosclerosis avanza, aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular, una alteración del flujo sanguíneo en las piernas, daños en la vista o en los riñones.

El colesterol HDL, el colesterol "bueno", participa en el transporte del colesterol desde los tejidos donde se almacena hasta el hígado donde se procesa. Sus niveles bajos (mujeres por debajo de 1,3 mmol/l, hombres por debajo de 1,0 mmol/l) son un factor de riesgo de aterosclerosis. Por supuesto, también se tienen en cuenta el colesterol total y la relación entre el colesterol HDL y el LDL.

Diabetes mellitus de tipo 2 - esta enfermedad está causada principalmente por una afección en la que los tejidos no responden adecuadamente a la insulina y la glucosa no llega correctamente a las células. También se denomina resistencia a la insulina.

Los ácidos grasos Omega 7 han conseguido atención gracias a las investigaciones que han examinado en detalle su efecto sobre el metabolismo de las grasas. De hecho, se sabe que están presentes de forma natural en la estructura de las células humanas, y la pregunta era si los Omega 7 evitaban que el cuerpo acumulara grasa. También se ha llamado la atención sobre su capacidad de eliminación y refundición de la grasa, de modo que la glucosa corporal no se almacenaría en forma de grasa, sino que se convertiría en energía para facilitar el control del peso.

Investigaciones adicionales, por ej. la dirigida por el Dr. Bernstein en 2014, examinaron, en un estudio controlado, en el que algunos participantes recibieron placebo y otros recibieron ácidos grasos Omega 7, si el Omega 7 tenía un efecto en la reducción de la cantidad de colesterol malo (LDL) que circula por las venas, lo que ayudaría a mantener la flexibilidad de pared vascular.

 
© 2016 - 2021 HIMALYO SE
frame-scrollup